Las “Coyotas” fueron el primer equipo femenino de rugby en Sant Cugat. Empezaron su actividad en 1989 y no se disolvieron hasta 1995.

Un grupo de mujeres (Glòria Balada y Maika Bestué quienes serian las futuras entrenadoras y Marina Turón y Yolanda) la mayoría provenientes de INEF, se embarcaron en la aventura de crear, por primera vez en la historia de Sant Cugat, un equipo de rugby femenino. En aquel entonces, en el ayuntamiento de Sant Cugat trabajaba como técnico de deportes Ferran Dominguez, también jugador de rugby y había entrenado al Santa Coloma femenino. Le contaron su idea, y les quiso acompañar en la creación del primer equipo.

En aquellos momentos empezaba su actividad el que seria el primer equipo de Sant Cugat de rugby masculino (1987), así fue como Ferran las puso en contacto con ellos, y les abrieron las puertas invitándolas a jugar en su campo.
Jugaban en el campo de Mirasol (campo situado donde actualmente están los túneles de Vallvidrera).

Empezaron a crear una campaña con el objetivo de conseguir que más mujeres se uniesen al proyecto. Corrieron la voz por sus amistades, pusieron carteles, lo difundieron por los institutos…

Empezaron entrenando con los chicos, seguían con la difusión y cada vez se iban uniendo más chicas. Todas venían de deportes diferentes; fútbol, básquet, natación, patinaje, atletismo…

En abril del 89 ya eran suficientes para poder jugar partidos amistosos.
El primer partido fue en Vic el 1 de abril del 89. Aprovecharon que los chicos jugaban en Vic y organizaron un amistoso. En aquel momento no tenían equipación, ni botas de tacos, ni pantalones de rugby, así que jugaron con las camisetas del equipo masculino que les dejaron justo después de disputar su partido.

Como no había casi equipos femeninos, jugaban todas en la misma categoría. Había equipos muy competentes, ellas sin embargo acababan de empezar, no conocían todas las reglas del rugby y se enfrentaban a equipos preparados, con historia y experiencia. Eran las más novatas, pero eso no les impedía seguir jugando y disfrutando del rugby.

Es por eso por lo que cuando crearon la primera equipación y eligieron cual seria el nombre que las representaría, escogieron un. Haciendo referencia al coyote que siempre intenta atrapar a correcaminos, y que pase lo que pase vuelve a intentarlo sin desmoralizarse. La primera equipación fue la roja y negra, haciendo referencia a los colores de Sant Cugat.

Siguieron jugando las siguientes temporadas, con más y menos chicas. Cuando jugaban en casa, tenían que quitar las piedras y palos del suelo y marcar las lineas del campo ( el campo estaba situado donde el actual mercado de Torreblanca).
Cuando se empezó a crear el mercado, se les asignó el campo de rugby del Viladecans, al que cariñosamente le llamaban Twickenham.

Tenían muy buena relación con otros equipos de rugby, y las veces que les faltaba jugadoras pedían a chicas de otros clubs que jugasen con su camiseta. Cada vez iban aprendiendo más. De las coyotas llegaron a jugar con la selección Catalana Lourdes López y Glòria Tortosa.

En 1995 acabaron su actividad, sin embargo, a día de hoy, todavía siguen teniendo relación entre ellas. Si la situación actual lo permite, este año se realizará en Sant Cugat un amistoso equipo femenino del Sant Cugat vs Coyotas, haciendo homenaje a estas luchadoras.